Our Work

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore magna sit voluptatem aliqua.

1 · Deja que tu pareja se vaya

Si deseas recuperar a tu pareja, lo primero que debes de hacer es dejar que haga lo que quiera sin agobios ni acosos. Recuerda que todos somos libres y que podemos abandonar una relación cuando queramos, incluso sin dar explicaciones. Sin duda es muy difícil olvidar de la noche a la mañana todos los buenos momentos que pasasteis juntos; pero ahora lo mejor es no hacer nada. Uno de los errores más frecuentes es no reconocer la ruptura e insistir demasiado en que te dé una nueva oportunidad prometiendo que esta vez no cometerás los errores del pasado. Puedes decírselo dos, o tres veces como mucho; pero ni una más.

Mi experiencia es que llevados por la angustia del momento y sin darse cuenta del grave error que cometen, la gente utiliza toda suerte de métodos para intentar convencer a ese persona: enviar flores, mensajes de texto, llamadas, regalos, recados a través de otras personas; y desgraciadamente, también visitas inesperadas al trabajo. Todo ello provocará que, además de la relación sentimental, pierdas también tu relación personal. Es decir, esa persona no querrá ni siquiera tomar un café contigo o salir a dar un paseo, algo imprescindible para que compruebe que de verdad vas a intentar cambiar aquellas cosas que no funcionaban bien.

Podrás encontrar la ampliación de este consejo en el Método K. Baste ahora como resumen lo siguiente:: no llames por teléfono y ni mandes correos electrónicos o mensajes con WhatsApp, ni de forma alguna trates de comunicarte: será muy beneficioso en el futuro. Ahora dale un poco de tiempo para que descubra que eres una persona madura y sabes encajar un golpe. Será el primero de tus éxitos

 

2 · Calma

La calma es el lugar donde debemos situarnos para conquistar cualquier influencia en las personas de nuestro entorno. Es verdad que todos venimos al mundo con cierto predominio temperamental y nervioso, que suele desencadenarse sin control en situaciones de estrés o de dificultad. El dominio de uno mismo es indispensable para conseguir cualquier propósitos. Por supuesto, la serenidad no significa convertirse en alguien impasible e indiferente, se trata de mantener la capacidad de encauzar nuestra energía y dirigirla hacía nuestros objetivos de una manera eficaz y constante.

En una ruptura de pareja la tranquilidad y la paciencia son las mejores aliadas. Piensa que cualquier acto poco premeditado, cualquier actuación llevada a cabo sin pensar las consecuencias podría ser desastroso y poner fin sin remedio a vuestra relación. Hay algunos errores muy frecuentes de los que ya hemos hablado. Procura evitarlos y piensa muy bien lo que vayas ha hacer con respecto a tu relación. Lo ideal, es que no hagas nada, absolutamente nada, evitando cualquier acción hasta pasados unos unos días. Insisto en que la ira y las emociones de los primeros momentos pueden llevarte a realizar actos de los que luego te puedes arrepentir.

Es muy recomendable que practiques deporte con moderación pero con una frecuencia de al menos tres veces por semana, y que te inicies en algún método de relajación o meditación, por ejemplo tai-chí, yoga o el más recomendado de todos: el método Jacobson de relajación, que podrás encontraren los vídeos del Método K. 

3 · No culpes a nadie de la ruptura

Ir por el mundo anunciando que la culpa de vuestra separación la tienen terceras personas, como su familia, sus amigos o incluso el trabajo, es muy negativo. Tal vez creas que realmente esa es la razón e incluso lo más probable es que tengas razón, pero ahora es mejor que no digas o hagas nada que pueda deteriorar más la relación personal; nada salvo asumir tu parte de responsabilidad. Piensa que quizá tu pareja quiere que en este momento entiendas los motivos de la ruptura y trates comprender lo que ha ocurrido con el objetivo de que cambies.

Por otro lado, tampoco es beneficioso ir por ahí diciendo que «serías capaz de cualquier cosa si no regresa pronto» con la intención de que llegue a sus oídos. Amenazar con herirte o causar lástima no sólo no funciona sino que crearás el efecto contrario. Si llegan a sus oídos esas afirmaciones tuyas tu imagen se transformará en alguien muy débil e infantil eliminando así todos tus atractivos personales y ahora, precisamente ahora, es cuando más atractivo/a tienes que estar para todo el mundo. Aunque sea difícil, trata de hacer tripas corazón y salir todos los días de casa optimista y luciendo tu sonrisa. Sé amable con todo el mundo y no descuides lo más mínimo tu aspecto. Aunque creas que tu pareja no te va a ver o no se dará cuenta de ello, lo más probable es que pasados unos días o semanas trate de averiguar qué tal te va. Sería bueno que cuando le pregunten por ti le digan que estás radiante y estupendo/a.

4 · El buen samaritano

La calma es el lugar donde debemos situarnos para conquistar cualquier influencia en las personas de nuestro entorno. Es verdad que todos venimos al mundo con cierto predominio temperamental y nervioso, que suele desencadenarse sin control en situaciones de estrés o de dificultad. El dominio de uno mismo es indispensable para conseguir cualquier propósitos. Por supuesto, la serenidad no significa convertirse en alguien impasible e indiferente, se trata de mantener la capacidad de encauzar nuestra energía y dirigirla hacía nuestros objetivos de una manera eficaz y constante.

En una ruptura de pareja la tranquilidad y la paciencia son las mejores aliadas. Piensa que cualquier acto poco premeditado, cualquier actuación llevada a cabo sin pensar las consecuencias podría ser desastroso y poner fin sin remedio a vuestra relación. Hay algunos errores muy frecuentes de los que ya hemos hablado. Procura evitarlos y piensa muy bien lo que vayas ha hacer con respecto a tu relación. Lo ideal, es que no hagas nada, absolutamente nada, evitando cualquier acción hasta pasados unos unos días. Insisto en que la ira y las emociones de los primeros momentos pueden llevarte a realizar actos de los que luego te puedes arrepentir.

Es muy recomendable que practiques deporte con moderación pero con una frecuencia de al menos tres veces por semana, y que te inicies en algún método de relajación o meditación, por ejemplo tai-chí, yoga o el más recomendado de todos: el método Jacobson de relajación, que podrás encontraren los vídeos del Método K. 

5 · Sentimiento de culpa

Todo el mundo comete errores y hace cosas de las que no está orgulloso. Sin embargo, una vez hecho el mal casi nada podemos hacer para arreglarlo porque no se puede dar marcha atrás en el tiempo. Sin embargo, sí hay una cosa muy importante que sí puedes hacer: aprender de tus errores.

El filósofo danés del siglo XIX Soren Kierkegaard, trató el tema de la culpa en su libro «En concepto de la angustia». Un libro sencillo que trata sobre el Bien y el Mal y del poso que estos dos conceptos deja en los seres humanos: la culpa. En este sentido hay autores piensan que la culpa es una suerte de invento de las religiones antiguas para controlar al pueblo, a las gentes. Efectivamente, si soy capaz de hacerte creer que tú eres el causante de un mal provocado en mí, entonces estarás en deuda conmigo. Eso mismo es la culpa. Así, una de las traducciones de culpa desde el latín es debitas, es decir, deudor. Lo peor de la culpa es que esa tradición de las religiones antiguas, demasiado arraigadas en occidente, trae consigo el pago de la deuda: expiar la culpa.

En contexto de una ruptura de pareja, el que es dejado experimenta una fuerte sensación de culpa al descubrir los motivos por los que la otra persona se fue. Comienza entonces el proceso de intentar expiar esa culpa y pagar por todo aquéllo que hicimos mal con la intención de repararlo y que esa persona vuelva. Pero cuando nos mostramos así de vulnerables delante de nuestra pareja conseguimos el efecto contrario, ya que nuestro atractivo y nuestro magnetismo personal caen a los niveles más bajos. Por supuesto puedes reconocer tus errores, pero debes olvídate de pagar ninguna culpa; y sobre todo, asegúrate de que no estás tratando de recuperar a tu pareja por la única razón de enmendar un error del pasado.

El Método K te ayudará a analizar lo ocurrido en tu relación para tú mismo o tú misma adviertas tus propios errores. Recuerda que el éxito está hecho de fracasos. Por eso, no te engañes a ti mismo o a ti misma y si vuelves que sea sólo por amor, sólo porque crees tener un proyecto de vida en común con esa persona.

6 · Positividad

No pierdas los estribos si descubres que tu ex tiene otra pareja. Tienes que saber que para iniciar una relación con un mínimo de éxito es necesario haber cerrado las heridas de la anterior, cosa que tu pareja no ha hecho si es que han pasado menos de doce semanas desde vuestra ruptura. Quizá pienses que, ya que fue tu ex quién decidió poner fin a vuestra historia, ella o él estén ya en condiciones de salir con alguien. Sin embargo, tu pareja también está sufriendo, aunque de otro modo, la ruptura.

Superar una ruptura conlleva pasar por una serie de etapas y hasta que no se ha llegado a la cuarta etapa, quizá la más importante, no se puede iniciar una relación con un mínimo de éxito. Lo más probables es que, simplemente, necesitara llenar el hueco que tú dejaste y por eso, incluso desesperadamente, sale con alguien. También es posible que tu pareja pasara por una mala época mientras estaba contigo; una etapa en la que no se viera muy atractivo o atractiva, y su autoestima estuviera a niveles bajos. Por eso tal vez ha empezado a salir con alguien: para demostrarse que aún está en el mercado y es capaz de gustar.

De modo que no te angusties pensado que las cosas no volverán a ser como antes porque es posible incluso que la otra relación acelere vuestro reencuentro y de verdad comience a echarte de menos pensando que será difícil encontrar a alguien como tú. No te enfades. El Método K dedica todo un capítulo a como demostrar tu madurez y sensatez, preparando el terreno para un posible regreso.

7 · Descubres una tercera persona

No pierdas los estribos si descubres que tu ex tiene otra pareja. Tienes que saber que para iniciar una relación con un mínimo de éxito es necesario haber cerrado las heridas de la anterior, cosa que tu pareja no ha hecho si es que han pasado menos de doce semanas desde vuestra ruptura. Quizá pienses que, ya que fue tu ex quién decidió poner fin a vuestra historia, ella o él estén ya en condiciones de salir con alguien. Sin embargo, tu pareja también está sufriendo, aunque de otro modo, la ruptura.

Superar una ruptura conlleva pasar por una serie de etapas y hasta que no se ha llegado a la cuarta etapa, quizá la más importante, no se puede iniciar una relación con un mínimo de éxito. Lo más probables es que, simplemente, necesitara llenar el hueco que tú dejaste y por eso, incluso desesperadamente, sale con alguien. También es posible que tu pareja pasara por una mala época mientras estaba contigo; una etapa en la que no se viera muy atractivo o atractiva, y su autoestima estuviera a niveles bajos. Por eso tal vez ha empezado a salir con alguien: para demostrarse que aún está en el mercado y es capaz de gustar.

De modo que no te angusties pensado que las cosas no volverán a ser como antes porque es posible incluso que la otra relación acelere vuestro reencuentro y de verdad comience a echarte de menos pensando que será difícil encontrar a alguien como tú. No te enfades. El Método K dedica todo un capítulo a como demostrar tu madurez y sensatez, preparando el terreno para un posible regreso.

8 · Planificación y estrategia

Si has decidido intentar recuperar a tu pareja necesitas un plan de acción, una hoja de ruta en la que vengan marcados los tiempos y las acciones necesarios para conseguirlo. Recuerda que se trata de arreglar, de enmendar algo que está roto, para lo cuál es necesario conocer por dónde se rompió o en tu caso qué provocó la distancia. Es como reparar un pinchazo en un neumático, lo principal es localizar la espina, el clavo o lo que sea que provocó la avería; después será necesario extraerlo y comprobar que el neumático aún puede funcionar si aplicamos un parche esa parte agujereada.

En una ruptura se trata de que analices con todo rigor los motivos que provocaron la ruptura y en base a ello elabores una estrategia. Es muy importante que seas honesto en esta tarea y no te dejes llevar por las emociones o los recuerdos. Esto lo puedes hacer tú sólo, pero si cuentas con plan de eficacia demostrada, como el Método K tendrás más posibilidades de conseguirlo. La mayoría de las rupturas se producen porque hay una falta de confianza, de modo que un buen comienzo puede ser analizar dónde y por qué la confianza se rompe en tu relación sentimental.

No se trata de que te culpes de todo lo ocurrido simplemente para que olvide el enfado; se trata de que te organices y pienses de verdad qué ha provocado la ruptura: si ha sido la primera vez o si ya habíais tenido discusiones por el mismo asunto, y qué puedes hacer de verdad para que las aguas vuelvan a su cauce. Es importante que no intentes acercarte físicamente a tu pareja si no ves un interés inequívoco por su parte. De momento, es mejor trazar un plan para que al principio sólo volváis a ser amigo, es decir, para que vuelva a confiar en ti. Piensa muy bien qué le vas a decir cuando puedas comunicarte y si consigues una cita piensa todo con calma: desde la ropa que llevarás, hasta la última de las palabras que vas a pronunciar y, sobre todo, no te precipites; deja que sea ella quién tome la iniciativa.

9 · El momento de la llamada

Sólo cuando hayas analizado con rigor y descubierto así los verdaderos motivos que provocaron la ruptura, podrás telefonear para iniciar un acercamiento. Piensa que recuperar una relación pasa siempre por una transformación personal, ya sea en ti o en quién hasta hace poco ha sido tu pareja. No lo hagas antes de seis semanas (aunque esto dependerá de cada caso). Dedica ese tiempo a pensar qué puedes hacer para mejorar como persona, en qué te confundiste tú y en qué tu ex. Recuerda que hay que estar dispuesto al diálogo y a cambiar todo aquello que sea necesario. Si cometiste el error de insistir mucho al principio de la ruptura, quizá tengas que dejar pasar más tiempo con el objeto de que tu imagen se recupere.

Tal vez lo mejor es iniciar la conversación con un mensaje de WhatsApp aunque también puedes llamar sin más. En la conversación trata de ser escueto, amable y sobre todo no hables de sentimientos ni le digas que aún te acuerdas de los buenos momentos, ni cosas similares. Puedes pedirle una cita para tomar un café o dar un paseo. Si accede a ello no trates de volver al punto donde dejasteis la relación porque volverá a romperse. Lo más probable es que necesitéis empezar desde el principio. Pero si no quiere, no pasa nada, dale más tiempo y recuerda buscar la sonrisa en el espejo cada mañana.

En los textos y vídeos del Metodo K para recuperar a tu pareja, encontrarás este y otros consejos útiles explicados con todos los detalles.

y 10 · Perdonar y olvidar

Esta es una de las partes más importantes: tu madurez entra en juego. No soy partidario de utilizar el término segunda oportunidad, aunque en ocasiones es necesario pensar que se trata de una nueva etapa. Si tu pareja ha decidido volver contigo tras un periodo de distancia, debes analizar con todo rigor los motivos que provocaron la ruptura para intentar resolver los confictos que os llevaron a esa situación. Recuerda que en todas las parejas, y aún en todas las relaciones humanas, hay conflictos, disputas… No se trata de evitarlas porque es algo imposible; se trata más bien de encontrar herramientas para solucionar esos conflictos. Precisamente ahí es donde se mide la resistencia de una pareja: en su capacidad de encontrar soluciones a los problemas de todos los días. De modo que si te has reconciliado con tu pareja, tienes que ser amable y no criticar ni reclamar absolutamente nada del pasado. 

Agradece de corazón su esfuerzo y no caigas en el error de creer que por el mero hecho de haber regresado contigo ya todo está solucionado, porque seguramente no lo esté. Ahora comienza un periodo de diálogo y de reconocimiento a través del acercamiento. Pregúntale a tu pareja qué sintió cuando hubo aquel probelma y trata de encontrar lo que se hizo mal en aquel momento. Con otras palabrs, se trata de pasar muchas horas con ella o con él intentando descubrir dónde están las goteras en el tejado de vuestra relación. Por supuesto, también tienes que perdonar, si es que en esa etapa sin ti tu pareja estuvo saliendo con otro o con otra. Perdonar es una tarea nada fácil pero muy gratificante, que aporta más beneficios al que perdona que al perdonado.

Debes de actuar al principio como si ninguno de los dos haya cometido ninguna falta, casi como iniciando de nuevo la relación. Después, poco a poco, puedes ir hablado del pasado y de dónde crees que te confundiste. Habla de cosas sencillas y agradables, y evita explicar lo mal que lo pasaste mientras no te respondía al teléfono o salía con esa otra persona. Esto hará que tu pareja piense muchas cosas agradables acerca de ti y tengas más posibilidades de éxito. Pero recuerda: no te precipites.

Get Notified When We Post New Work!

Reach Us

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus voluptatem.

13005 Greenville Avenue,
California, TX 70240

+22 140 006 754

contact@divifinance.com

     

Leave A Message

Share This